Social Media para empresas. 10 Errores que deberías evi

Social Media para empresas. 10 Errores que deberías evitar

29 Febrero 2016 | Actualidad

El uso de las redes sociales se ha popularizado en los últimos tiempos. Cada vez es más necesario que las empresas estén presentes en ellas.  ¿Usas apropiadamente el SOCIAL MEDIA en tu negocio? Te advertimos de que un mal uso puede tener unas consecuencias nefastas. A través de este artículo queremos que evites alguno de los errores más comunes.

¿Has sido testigo alguna vez de algún error grave de alguien en las Redes? Somos humanos. Todos cometemos errores. Hacerlo en una cuenta personal en Facebook o en Twitter es algo que no suele tener graves consecuencias. Salvo que seas un personaje público o un político, claro.

Sin embargo, cuando usas las redes sociales en tu negocio, estos errores pueden dañar seriamente tu imagen, sobre todo cuando son difíciles de borrar.

Esta lista con los 10 peores errores que se pueden tomar en la gestión de las redes sociales de tu negocio tiene por objetivo evitar que caigas en ellos.

1. Responder precipitadamente 

Haciendo esto puedes empeorar una situación de crisis. Si, por ejemplo, respondemos precipitadamente a la queja de alguien, da igual si tiene razón o no, podemos arriesgarnos a que se continúe el hilo de conversaciones, o que atraigamos la atención de otros usuarios descontentos.

Lo mejor para evitar este tipo de situaciones es que te tomes el tiempo necesario para pensar sobre lo que tienes que decir, así te asegurarás de hacerlo de la mejor manera posible.

De manera alternativa, tener un plan para la gestión de las crisis o la reputación de tu empresa puede proporcionarte otras herramientas que te ayudarán a salir airoso de este tipo de situaciones.

2. Publicar con un tono contundente

Haciendo esto puedes ofender a tu comunidad. A veces lo que a nosotros nos parece gracioso o inofensivo, a otros les puede parecer todo lo contrario. Hay que cuidar mucho el tono que usamos en las Redes Sociales.

Para evitar malentendidos, mantén un tono neutral y positivo. Confeccionar una guía editorial o libro de estilo para todos los contenidos que se comparten en tu empresa te ayudará a conseguir un tono y voz corporativa apropiado.

3. Difundir contenidos que no interesen a tu comunidad

Tu audiencia te sigue para leer contenido que tenga que ver con lo que haces. Si lo que sueles publicar son consejos sobre marketing, por ejemplo, a tu audiencia no le interesa ver un post con fotos de lo que comes durante el almuerzo.

Para evitar caer en esto, esfuérzate por dotar de relevancia tus contenidos. Si es necesario, publica únicamente cuando tengas algo de valor que transmitir. No hay nada peor que publicar para cumplir con una planificación, o un mínimo de contenidos... y que se note.  

4. Esforzarse en “viralizar” a través de contenido poco apropiado

Es cierto que el contenido viral puede atraer mucha atención hacia tu negocio. Sin embargo, forzar este contenido puede tener un efecto opuesto al deseado. Puede ocasionar mala prensa y una atención negativa si tus mensajes parecen forzados u ofenden a alguien.

Para evitarlo, concentra tus esfuerzos en lanzar mensajes apropiados a tu público objetivo, dicho de otra forma, que les interesen. Recuerda que se trata de atraer la atención de nuestros clientes potenciales.

5. Opinar sobre política o religión

Esto puede ser especialmente dañino. No sabrás nunca cuál es la ideología o religión mayoritaria entre tus clientes. Hacer comentarios banales sobre estos temas o verter un comentario sobre ellos porque te parece gracioso puede llevarte a ofender fácilmente a alguien. Es una pena.

Para evitarlo, trata de ser objetivo sobre los temas de actualidad, y de tratarlos con distancia (o no tratarlos). La misma que hay entre esos temas y la actividad de tu negocio. Si no eres político, ni cura, ni un medio de comunicación, no vas a aportar valor añadido a estos temas. No van contigo, déjalos estar.

6. Que si yo soy el mejor, que si mis servicios son la "leche"... No te pases con el "autobombo"

Cuando la gente que te sigue acaba viendo en tus perfiles sociales únicamente posts “hablando de tu libro” se aburre y se va. Es algo natural. Si en nuestro día a día alguien trata de vendernos constantemente algo, acabamos dándole la espalda, aunque lo que nos ofrezca sea interesante.

Trata de nutrir tus publicaciones para las redes sociales con diferentes tipos de contenidos, propios y ajenos. Tendrás que mirar con lupa el contenido de terceros antes de publicarlo. Deberás asegurarte de estar plenamente de acuerdo con lo que se dice.

Si compartes contenido que va en contra de tus principios o actividad empresarial, será algo tan negativo como pasarte con el “autobombo”.

7. Demuestra que detrás de las empresas hay personas

A la gente no le gusta ser contestado por cuentas robóticas o “autorespondedores”, aunque a veces no nos queda otra que hacerlo de esa manera. A todos nos gusta sentirnos escuchados.

Para evitarlo, participa en discusiones en "directo", a través de chats de Twitter o de grupos en LinkedIn. Dotarás a tu marca de “humanidad”. Asegúrate, no obstante, de ser auténtico, no importa el canal.

redes sociales-social media para empresas, negocios y pymes

8. Personaliza tus respuestas o comentarios en el Social Media

La gente prefiere una respuesta genuina a su mensaje que una respuesta o comentario automático. Si escribes una contestación tipo una y otra vez, independientemente de lo que te digan o comenten, puedes dar la impresión de falta de interés en tus seguidores.

Para evitar esto, personaliza cada respuesta en función de lo que te hayan comentado. Demuéstrales que aprecias y tienes en cuenta sus comentarios y dudas. Incluir su nombre en tu respuesta es una excelente idea.

9. No hagas spam, y menos a los Influencers de tu nicho

Está claro que lograr que nuestros mensajes lleguen a gente influyente, líderes de opinión, o bloggers con muchos seguidores puede ser muy beneficioso para nuestra estrategia de redes sociales. Sin embargo, nunca olvides que estas personas no son el único público al que te diriges.

Para evitarlo, dirige siempre tus mensajes a tus posibles clientes. Son ellos los que merecen la mayor parte de tu atención ya que al seguirte han demostrado interés en ti y en lo que haces. Si al dirigirte a ellos además logras que alguien influyente o famoso lea tu contenido, pues bienvenido sea.

Tendrás una prueba irrefrutable de que estás generando contenidos de calidad.

10. Pasarse con la programación y automatización de contenido.

Al programar en exceso te arriesgas a publicar un contenido inadecuado en el momento menos apropiado. Corres el riesgo de ser visto como insensible, falto de interés o poco detallista.

Trata de interactuar con tu audiencia en tiempo real, retuiteando, compartiendo o contestando al instante los comentarios o publicaciones de tu comunidad. Ojea tus contenidos programados habitualmente, y no programes con mucha antelación.

Ahora que ya sabes lo que debes evitar, ¿estás listo para sacar el máximo rendimiento a las redes sociales? Tómate tu tiempo para preparar tu plan de acción, ya verás cómo los resultados acaban llegando.

 

Ofrecemos soluciones web para tu empresa

En Mediaelx te asesoramos para ofrecerte los servicios más adecuados para tu negocio

Apúntate a nuestra newsletter

Te informaremos de interesantes ofertas, novedades tecnológicas y de nuestras últimas noticias.

¡Ya estás listo para tener una Página Web Profesional!

Ponte en contacto con Mediaelx, dinos qué necesitas y te haremos un presupuesto a medida.